Campamentos de verano, una solución para padres sin vacaciones

por | Febrero 15, 2017

La aventura de los campamentos de verano

Todavía estamos algo lejos del verano, pero con la primavera a la vuelta de la esquina, algunos padres ya están planificando sus vacaciones…o mejor dicho, su falta de vacaciones y una problemática común ¿Qué hacemos con los niños?.

Quizá uno de los mejores inventos del verano lo constituyan los campamentos infantiles. Tal y como nos cuentan desde Aventurama, los campamentos de verano no sólo son una ayuda a los padres angustiados al no disponer de vacaciones tan largas como las que tienen sus hijos; para los chavales es una oportunidad única de conocer nuevos lugares, experiencias y amistades.

aventura del campamento

Vía Aventurama.es

Las actividades desarrolladas en los campamentos hay que verlas como un complemento para la formación integral de los niños. Son inmejorables para su desarrollo, pero nunca hay que traspasar unas líneas rojas. El punto en el que esfuerzo del niño supera a los beneficios de la actividad. Un ideal a seguir, si las actividades tienen un componente lúdico o creativo (o ambas cosas) que representen un equilibrio con respecto a la formación educativa habitual, mejor que mejor.

Entre las actividades que se ofrecen en los diferentes campamentos hay mucho donde elegir: pintura, música, deportes, teatro, refuerzo escolar o idiomas e incluso divertirse simplemente en las playas. Lo importante es que el niño acepte participar de las actividades de modo que no le sean una carga especialmente grande y mucho menos un sacrificio fuera de toda medida.

El papel de los padres a la hora de elegir el campamento y las actividades extraescolares más apropiadas es fundamental. No ser parte activa de cualquier opción, no buscar un consenso con el niño, no dejarse asesorar por un educador, dejarse llevar por los caprichos o actuar de manera superficial es comportarse de manera poco respetuosa con la formación integral del pequeño, con su futuro y, en casos extremos, puede significar jugar con su salud.

El niño dice que no

Pero ¿y si los niños no quieren ir al campamento o no les seduce la que se les plantea?. La respuesta a esta cuestión es obvia, más de lo que parece. Para que las actividades sean realmente provechosas, los pequeños han de sentirse cómodos y lo último es presionarlos. Si al niño se le quita la motivación, si siente que acude como una obligación, los mejores y más deseables efectos de las actividades extraescolares en el campamento pierden su verdadero valor.

Eligiendo con sentido

Pero ¿y a la hora de elegir?. ¿Qué debemos tener en cuenta? ¿qué podemos seguir como guía fiable?. Bueno, hay muchas formas de enfocar el tema, pero ciertos criterios de peso, nos ayudarán a centrar la cuestión y a elegir bien el campamento. Demos un rápido repaso a algunos a esos argumentos:

-Confianza en el campamento

Esto es obvio y primordial, en este sentido las referencias de padres que ya han llevado a los niños a tal o cual campamento es lo primero que deberíamos mirar si somos novatos eligiendo un campamento de verano. A partir de esas opiniones, interesa poder conocer el grado de experiencia de los monitores y la calidad de las instalaciones.

– Actividades variadas: Es la mejor forma de tener a todos los chavales contentos y ociosos. La variedad ayudará a que cada niño se sienta a gusto con alguna o varias de ellas y además, mayor será la posibilidad de socialización del niño.

Sea como sea, sea cual sea el color y la finalidad de las actividades en el campamento, todo empieza y acaba en el niño, el protagonista principal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*